En recuerdo de mi abuelo Alfredo Suárez Ferrín el último alcalde republicano de A Coruña

IMG_20151122_133453

Texto de Alfredo Suárez, neto de Alfredo Suárez Ferrín  alcalde fusilado no campo da Rata, e  lido en honor ó seu abó na presentación do blog Memoria do Cárcere.

Soy nieto de Alfredo Suarez Ferrín y me siento orgulloso de serlo. Estoy aquí por ese motivo, y para contar parte de la historia de mi familia.

La familia se componía del matrimonio formado por Alfredo Suarez Ferrín y Sofía Chacón Winter. Tenían tres hijos: Elisa, Sofía y Luis. Vivian en la calle Riego de Agua de A Coruña. En el año 1.936, Alfredo tenía 54 años, Sofía 52, Elisa 24, Sofía 22 y Luis 20-

suarez ferrin LA VOZ DE GALICIA 31 ag 2006

 

A mi abuelo lo detuvieron el 21 de Julio, fue juzgado por un tribunal militar y ejecutado por fusilamiento el 31 de Agosto.

Estuvo en la cárcel 41 días. Después del fallecimiento de mi abuelo, la familia quedo en la ruina, tanto emocional como económicamente, porque les embargaron todo lo que pudieron. Cuando lo detuvieron en su casa, les llevaron hasta los muebles y les dejaron solamente los colchones. Salieron adelante gracias a la ayuda de sus familiares y amigos y al trabajo de todos los miembros de la familia.

Su mujer y sus hijos adoraban a su padre y tuvo que ser tremendo el dolor de perder al esposo y padre de aquella manera tan trágica.

viuda de suarez Ferrin cos duas fillas 001

Desde aquí quiero rendirle un homenaje a mi querida abuela, porque creo que fue la que peor tuvo que pasarlo. Después de la muerte de su marido, no volvió a salir de casa hasta su fallecimiento ocurrido en el año 59. Solo se relacionaba con la familia. La recuerdo siempre de luto, triste y con temor.

De todas formas todos quedaron marcados para toda su vida. Vivieron con dolor y también con temor, un temor que se acrecentaba cada vez que pasaba alguna circunstancia que supusiera un movimiento en las condiciones políticas del país. Mi padre siempre me aconsejo que no me metiera en temas de política, por que como el decía “estos aun han de dar la segunda vuelta”. A los nietos, que no conocimos ninguno al abuelo, no nos contaron mucho de las penas que tuvieron que sufrir. Si, desde siempre supimos lo que había sucedido con nuestro abuelo, pero nos lo contaban a retazos, y procurando no extenderse mucho, probablemente lo hacían por el temor con que vivieron. Este temor aun existe en parte de aquellos que vivieron en aquella época.

Hace unos días todos pudimos ver en la televisión, en una entrevista a Ascensión Mendieta que lo único que pide, la pobre mujer, es llevarse un hueso de su padre desaparecido, a la tumba. Llamó mentiroso a Rafael Hernando, portavoz del P.P. que dijo que ahora se preocupaban por saber donde estaban sus muertos por intereses económicos. La señora después de su declaración, pregunto con miedo si podía pasarle algo por lo que había dicho.

Cuando más me enteré de como habían ocurrido los hechos que atañen al caso de mi abuelo, fue cuando después de la muerte de Franco empezaron a salir libros como los de Luis Lamela, Carlos Fernández y otros. Tenemos que agradecer al Ayuntamiento de A Coruña las distinciones que le hicieron a Alfredo Suarez Ferrín, como la colocación de su retrato en el Ayuntamiento, el busto que le colocaron en los jardines del Relleno y la calle que le dedicaron en Los Rosales.

De todas formas creo que quedan cosas pendientes que se podrían hacer en favor de los represaliados del 36. Una de ellas es que en año 1.977 se declaró una amnistía por la que se les indultaba por los delitos que habían cometido. Y esto no basta, tienen que devolverles su dignidad y honor. Ni fueron “traidores a la patria ” ni participaron en ninguna “rebelión militar”. Todo lo contrario, defendieron con la palabra sus ideales y la legitimidad vigente en ese momento. Una amnistía es un perdón, un perdón que nadie ha pedido y si se ha pedido, la verdad es que ha llegado muy tarde ¿de qué les sirve el perdón a los que mataron? los pobres no se enteraran nunca de que pasaron de “traidores a la patria” a “traidores a la patria, PERDONADOS”. Tendrían que anular los juicios y las sentencias y pedir perdón ellos, pero parece ser que por motivos legales no se puede hacer ¡qué pena! Agradecemos también a “Proxecto Cárcere” que se hayan acordado de todos aquellos que, defendiendo sus ideales, tuvieron que pasar por la triste circunstancia de estar presos en ese edificio. Lo que no quita que en la actualidad dejen que la cárcel se vaya cayendo por la inactividad de las Administraciones. Hay que conservar el edificio y dedicarlo a lo que mejor convenga, porque es historia de nuestra ciudad.

                       AlfredoSuarez.                                                                                                                                                                                                                           3/12/2015

Advertisements

2 thoughts on “En recuerdo de mi abuelo Alfredo Suárez Ferrín el último alcalde republicano de A Coruña

  1. por supuesto que no cometieron crimen alguno, el problema es que a día de hoy 2016 el bando de guerra que leyeron los golpistas y que pretendía justificar sus acciones sigue siendo considerado LEGAL. No nos engañemos, el franquismo es legal, tus familiares ejecutados criminales legalmente y no hay nadie ni en el ayuntamiento, ni en las Cortes que se atreva a denunciarlo o a poner fin a esto. Es la triste realidad. Te perdonan, te dejan recuperar los restos, pero ni se te ocurra pedir que se declare ilegal el golpe, ilegales sentencias y tribunales y cómo crímenes las ejecuciones.

    Gústame

  2. Se acabó en una guerra civil por culpa de los políticos que no supieron mantener el orden ni la democracia en la república, el mismo PSOE le dio un golpe de estado a la república en dónde murieron 2.000 personas. La misma república se instauró ilegalmente sin proceso constituyente, tu abuelo se presentó a unas elecciones MUNICIPALES convocadas por la monarquía y aceptó el golpe de estado al declararse una república que nadie había pedido, ni siquiera las candidaturas republicanas habían ganado en votos. Se expulsa al rey con la disculpa de que no se le podía mantener su seguridad y aprovechan los conspiradores del pacto de San Sebastián para hacerse con el poder. Se declara a república ILEGALMENTE y tu abuelo es miembro de un concejo ILEGAL y lo acepta voluntariamente. Al mes comienzan las quemas de iglesias, en La Coruña tres iglesias son profanadas, comienzan las persecuciones de los contrarios. A nivel nacional se convocan miles de huelgas. La república se blinda con una ley que se llama LEY DE LA DEFENSA DE LA REPUBLICA que se persigue a todo aquel que es contrario al régimen, se implanta la censura previa, asesinatos, golpe de estado de Sanjurjo que había puesto la guardia civil desde el minuto uno al servicio de la república pero que se dio cuenta al poco que esa república no era democrática y por eso se levanta. Fracasa y es condenado. Se celebran elecciones generales en 1933 y ganan las derechas y no se les permite formar gobierno, el PSOE va a la revolución en octubre de 1934 y le da un golpe de Estado a la república, la Generalidad declara la independencia, el gobierno republicano acaba con el levantamiento y con la sublevación catalana y condena a los cabecillas Largo Caballero, Companys y otros a 30 años de presidio a cada uno, a tu abuelo lo destituyen de la alcaldía. A partir de aquí se puede decir que las izquierdas dan por comenzado la guerra civil quemando más iglesias, incrementando las huelgas, armándose hasta los dientes y saliendo en manifestaciones para dar un efecto de fuerza, pasan dos años con atentados y se celebran en febrero del 36 otras generales. De nuevo otro pucherazo por parte del Frente Popular en el que participaba tu abuelo, anulando provincias enteras dónde habían ganado las derechas. Se hace con el poder antidemocráticamente y comienzan de nuevo las persecuciones, la detención de ciudadanos sólo por el hecho de ser católicos, de derechas, no adeptos al régimen o empresarios, son encarcelados y posteriormente sacados de las cárceles y fusilados masivamente en Paracuellos y otras localidades, en julio del 36 es sacado de su casa de noche y asesinado por fuerzas del estado y militantes del PSOE José Calvo Sotelo, el dirigente del partido mayoritario de la oposición, a los tres días se levanta parte del ejército y comienza la guerra civil. Dos bandos, el autodenominado rojo y el nacional, uno apoyado por Rusia y el otro por Alemania y Italia y después de 3 años ganas la guerra los nacionales y se implanta una dictadura militar de 40 años. Desaparecen las divisas y el oro del Banco de España, parte se la lleva el PSOE para el exilio y otra parte se le envía a Rusia para pagar los suministros de guerra. España queda en la ruina económica. Años de hambruna. El bando nacional ganador juzga a los dirigentes perdedores y algunos se les fusila, caso de tu abuelo. Los 40 años siguientes son de estabilidad, no se conocía en España 40 años sin guerras civiles o contra otros se acabaron las huelgas políticas, en 1950 comienza el despegue económico, la ONU reconoce a España, viene el desarrollo de los 60s. Luego cada uno puede opinar si le fue bien o le fue mal, pero en general las cosas mejoraron poniendo a España en el puesto décimo de las naciones desarrolladas, las cartillas de racionamiento duraron hasta los 50 porque los perdedores habían vaciado el Tesoro del Banco de España. Resumo: La Historia es la que es, y es lo que pasó. Querer modificar la Historia cómo se está haciendo no es democrático. Hay que dejar a los muertos descansar. Hay que dejar de pedir que les pidan perdón. Quienes somos nosotros para exigir el perdón, si cada uno lucho con las armas en la mano uno contra otro, voluntaria o involuntariamente hasta el final. Es un problema que generaron nuestros bisabuelos y ellos lo solucionaron de la peor manera pero cómo quisieron. Una guerra civil es la peor de las guerras y mi opinión es que no hay que volver levantar las banderas. Es un tema resuelto. Lo que hay es que facilitar que se recuperen los restos de los muertos de los dos bandos, o los asesinados por los dos bandos y que los familiares les den entierro. Y que no se levanten monumentos partidistas, y que no se cambie los nombres a las calles en represalia. Lo malo que los partidos políticos que fueron parte y que perdieron la guerra civil están de nuevo en las instituciones, caso del PSOE, ERC, Falange, CNT, UGT y otros que nunca se debieron haber legalizado en la Transición, que los que perdieron no aceptan su derrota y por eso hicieron una ley a todas luces antidemocrática, cómo aquella mencionada más arriba de la república dónde se condena a los vencedores y sus actos pero que deja aparte los crímenes de las izquierdas anteriores al 39. Porque una ley no puede tener carácter retroactivo ni puede cambiar la historia y por lo tanto ésta ley debe de ser derogada lo antes posible. Hoy a 78 años de acabada la guerra civil no deberíamos hablar de aquella guerra más que en sentido histórico, ni de restos de los rojos o de los nacionales, todos lucharon por sus ideas, y todos son españoles, y a todos se debe el mismo respeto y consideración.

    Gústame

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s